caricias en tu espalda

Esta mañana
se ha colado un rayito de sol
por tu ventana,
que es la ventana de mi habitación.
Se ha asomado
y me ha pillado metiéndote mano.
Esta mañana…
sí que hacía calor. 

Me dejé la vergüenza olvidada
en el fondo del vaso en el último bar.
La mirada perdida, la voz oxidada,
despierto en tu cama y me da por cantar…

Dame el tiempo que no te haga falta
y prometo invertirlo en caricias en tu espalda.
Dame el tiempo que no te haga falta
y prometo invertirlo en caricias en tu espalda.

Esta mañana
recuerdo que estaba mejor.
Como almohada
tu pecho desnudo en la cara.
Te has marchado
y me has dejado bastante tirado.
Esta mañana…
el calor me mataba.

Me dejé la vergüenza olvidada
en el fondo del vaso en el último bar.
La mirada perdida, la voz oxidada,
despierto en tu cama y me da por cantar…

Dame el tiempo que no te haga falta
y prometo invertirlo en caricias en tu espalda.
Dame el tiempo que no te haga falta
y prometo invertirlo en caricias en tu espalda.

Me dejé la vergüenza olvidada…

Dame el tiempo que no te haga falta…

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Música. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s